Una delgada línea

… entre el exceso y la medida

Existe una llave maestra para estar mejor a partir del adelgazamiento y seguir delgado gracias a estar mejor.

Es solo un paso, un simple movimiento, el que lleva de la dirección correcta a un destino no deseado. A la vez, es el mismo paso el que permite salir de ese estado para entrar en uno opuesto, lleno de expectativas, futuro y bienestar.

En el “Corte, la Medida y la Distancia” está la respuesta

Una delgada línea, casi imperceptible, se interpone entre el comer de más y el equilibrio, entre la gordura y la delgadez. De un lado está el camino acertado, con posibles caídas y recuperación inmediata; del otro, las creencias erróneas, los pensamientos automáticos, las emociones fatalistas,
y los mitos y dogmas que conducen a la resignación
y al cansancio.