Mariana Roggero

Empecé en la clínica en octubre de 2008 con 113 kg

Mi historia de gorda no es muy larga más si profunda. Fui engordando de a 10 kg hasta llegar a un sobrepeso de 48 kg.


Estaba deprimida, triste, con el autoestima por los suelos, de mal humor, había perdido mi femineidad, mi razón de ser, mi alegría …





Encontré en la clínica un método de adelgazamiento ideal: rápido, serio y concreto. Me dieron las herramientas para conseguir mi sueño “Tener el peso que me corresponde”. Mi entrega al método fue total, me comprometí de inmediato con el plan, día a día fui haciendo lo que me indicaban y así todo fue más fácil de lo que me imaginaba.

Tres palabras mágicas: corte medida y distancia. Entendí que la obesidad era una enfermedad crónica que debía tratarla.


Aprendí a despegarme del vínculo nefasto que tenia con la comida, aprendiendo a comer. Aprendí que se puede adelgazar de forma sana, natural y con alegría. Aprendí que el ejercicio físico es fundamental.

Quiero dar gracias a cada una de las personas que forman parte del Staff de la clínica por su profesionalidad y saber hacer, dar gracias al grupo que es la gasolina de este coche y a Máximo Ravenna por su dedicación a la investigación sobre la obesidad.



Hoy me encuentro en mi peso, recorriendo el camino de la delgadez, me encuentro súper feliz, plena, alegre, con ganas de disfrutar de este estado de bienestar general